lunes, 25 de junio de 2012

LA MÁGICA Y JABONERA NOCHE DE SAN JUAN


Aunque desde que la batidora eléctrica desterró a la cuchara de palo para hacer jabón, hayamos dejado de parecer brujas haciendo pociones, los jaboneros tenemos algo de alquimistas, y nuestros ingredientes siempre llevan algo de magia.

Sergio, de Jabones Villa Fortuna, tuvo la gran idea de proponer que la noche de San Juan, hiciéramos un jabón que canalizara la magia de la noche. Cada uno en su casa, pero todos a la vez.
Una idea muy divertida, aunque confieso que casi tiro la toalla. Había llegado tarde a casa muerta de cansancio después de un taller intensivo que me había tenido en danza desde las 8 de la mañana, y a media noche no me tenía en pie. Mi jabón acusó el cansancio y no salió como yo quería, pero en cualquier caso la experiencia valió la pena.

Mis ingredientes mágicos son los la tríada sagrada de los celtas y de las hadas: el roble, el fresno y el espino. Las tres hojas juntas son la puerta al reino de las hadas, y también, cuando un humano llega a descubrir su existencia, es obligado a morder las tres hojas para que olviden lo que han visto (la versión vegetariana del trasto ese que maneja will Smith en "Men in black".

Las hadas consideran mágicos a los árboles porque unen el cielo y la tierra.
Recordaba haber leído sobre ello de adolescente, en el maravilloso libro de Ruyard Kipling "Puck" , en el que recrea el presonaje del duendecillo travieso del "El sueño de una noche de Verano" de Shakespeare, que precisamente transcurre a lo largo de la noche de San Juan, porque es cuando se abre la puerta entre el mundo de las hadas y la de los humanos, así que ahí queda mi modesto homenaje a la noche de San Juan, a Kiping, a Shakespeare, a los celtas, a las hadas y a la alquimia  :

... "Pero cualquier muchacho alegre o triste,
amodorrado o no por la cerveza,
nada debe temer si está dormido
bajo un roble, un fresno o un espino.
Callad al cura dónde habéis estado
porque siempre os dirá que habéis pecado
por estar en el bosque por la noche,
inmersos en conjuros del verano;
pero os traemos hoy noticias frescas,
buenas nuevas al campo y al ganado:
desde el sur con tibio sol de estío,
llegan el roble, el fresno y el espino.
¡Cantad al roble, al fresno y al espino,
durante las mañanas del verano!
(Canción de Puck- Ruyard Kiping)
 
Además de magia, el jabón lleva manteca de karité, aceites de oliva, de coco y de palma, agua y aroma de azahar, arcillas...
Espero que os guste. Me voy a dar una vueltecita en mi escoba.

12 comentarios:

  1. Muy interesante el jabon))
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es una preciosidad, Maribel, sin duda impregnado de la magia especial del sabbat de Litha (solsticio de verano), que en la religión cristiana se tornó en la noche de San Juan.

    ResponderEliminar
  3. Nena,no se habra quedado como tu querias,pero te superas cada dia y no estoy yo muy segura de eso de que hayamos dejado de parecer brujas,por lo menos por aqui eso dicen....jajaja

    ResponderEliminar
  4. Maribel, me encanta tu jabón, pero también me gusta todo lo que relatas. Eres realmente una artesana con duende. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito y que bien contado!!! me encanta este jabón. Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Siempre me sorprenden tus mágicas historias!!!
    Es un gusto leerte y ver tus creaciones.
    Un beso.
    Emma

    ResponderEliminar
  7. Gracias! Yo lo miro y creo que va a salir un gnomo de detrás de uno de los árboles

    ResponderEliminar
  8. que chica mas creativa , me gusta tu idea de esa noche a quedado reflejada en tu jabón ^_^
    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, tu jabón se ve precioso!!! ¿Qué técnica usaste para la separación de los colores? Porque en realidad no parece de molde. Me encanta!!! Y si, tienes razón, los jaboneros tenemos algo de magos y brujas: curándonos y a otras personas por medio de la energía de las plantas y la tierra. Saludos n.n

    ResponderEliminar
  10. Hola Barroca
    Como dices, no es un molde. Está hecho en una caja a la medida, puse provisionalmente un cartón para separar el azul del verde, y trabajé con la traza más bien espesita. Con una manga pastelera introduje el marrón de los troncos, y lo demás lo conseguí jugando con la textura con una brocheta en cada zona. Algunos detalles los rematé incluso con el jabón endurecido. Como ves, no es un jabón para hacer "en serie". Se trataba de una pieza única hecha específicamente para esta noche, y aún está decorando mi cuarto de baño =)

    ResponderEliminar
  11. Holaaa...yo llego tarde pero he empezado ahora a hacer jabones y lee que te lee por los blogs .... me río bastante y también me da envidia sana de lo bien que lo pasais jeeeee...yo no he buscado aun aquí en donde vivo si hay algún taller ...estoy en benicasim,tendría que buscarlo en castellon..bueno sigo leyendo otro rato,por cierto me encantan los jabones que hacéis pero por todos los blogs ....que artistazas ...!!!!!!!!
    A ver yo cuando hago una obra de arte digna de admiración...por que de momento he hecho 3 de sosa y los colores van a su bola jajajaaaa los de glicerina bien , no problemas ..pero me gustan complicados...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Que bonito mary te felicito... eres una verdadera artista....

    ResponderEliminar