lunes, 24 de mayo de 2010

Uno de los nuestros.....


Hoy te has levantado, y casi con la misma cara que ponías cuando llegaban los Reyes Magos, has ido a desmoldar el jabón que hiciste ayer.

Más tarde , en el supermercado, mientras hacías la compra, has pensado que los envases del yogur quedarían bien como molde de un jabón de lilas, y te has preguntado qué chocolate se fundiría mejor con los aceites duros.

En la comida, no has querido dar muchas vueltas a la cuchara en el plato del puré por si se espesaba demasiado la traza, y a la tarde, cuando preparabas la cena , has estado a punto de ponerle sobreengrasado de jojoba a la bechamel de las croquetas.
Antes de dormir, cuando colgaste tu camisa en el armario, te has quedado mirando a la percha y le has dicho:“traidora, algún día te dominaré y haré contigo firulillos”……

No te engañes: ya no volverás a ser quien eras, no puedes luchar contra esto ¿no lo ves? ahora ERES UN JABONERO.
No tiene cura, pero podía ser peor.....

Besitos

25 comentarios:

  1. Pero que razón tienes, a la que caes en la tentación tu vida ya nunca es igual.Siempre con tu doble pensamiento.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero que razon tienes!...Una vez que entras en este maravilloso mundo del jaboneo ya no puedes salir.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me consuela pensar que hay muchos a los que le pasa igual que ha mí y que no me estoy volviendo loca...Ahora por lo menos me controlo y no hablo a todo el mundo tooodo el tiempo de los jabones, me divierte pensar que es algo mío y de algunos pocos. !Qué vicio!, XD XD, aunque es un vicio bueno.
    Un besazo a todos los jaboneros

    ResponderEliminar
  4. Qué gran verdad!!!
    Me ha gustado mucho esta historia...

    ResponderEliminar
  5. Maribel me siento tan identificada con esta historia....Parece que esto solo te pasa al principio, pero cuantos más tiempo llevas en ello más enganchada estás.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón, siempre estamos pensando en técnicas, aceites, moldes, aromas, colores y un laaargo etc.

    Bueno... habrá que aprender a vivir con ello.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que lo has definido muy bien, es lo que pasa por mi cabeza muchos dias, cualquier cosa antes de tirarla pienso si no me valdria para el jabon.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Jo,que verdad!!
    Yo acabo de empezar en esto de los jabones,y llevo un vicio....hay muchas cosas que tengo que aprender,pero visitando tu blog y el de otr@s artesanos....estoy aprendiendo muchas cositas nuevas.

    ResponderEliminar
  9. además de hacer unos jabones estupendos, ser la mejor maestra del mundo mundial, escribes delicioso.
    cuando sea mayor, jjj, quiero ser como tú

    ResponderEliminar
  10. Buenos días Maribel? Marina?

    Bueno. Lo del nombre es lo de menos, no? jajaja.

    Mi nombre es Antonio, y te mando este correo para ver si me podías
    dar más información sobre los talleres de los días 19 y 20 de junio.
    (lugar de celebración, duración, precio, etc...). He visto tu blog
    muchaespumita, y me parece super interesante.

    Bueno, Maribel-Marina, espero tu respuesta.

    Gracias por adelantado y un saludo.

    P.D. Te he mandado un correo electrónico a la dirección mzua123@gmail.com. Si es posible, me gustaría que la información me la hiciese llegar por esa cuenta de correo electrónico.
    Gracias de nuevo y espero que nos veamos en junio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó!! me ha hecho esbozar una sonrisa cómplice este relato encantador, y sentirme orgullosa del nombre,"jabonera" en mi caso, pues gracias por tus palabras y tu ternura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. aaaawww...casi lloro! me emocione mucho. Es cierto, uno no es el mismo luego de volver jabonero!!! ...(y eso que yo solo hago de glicerina ji ji)

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Es todo verdad!!! yo llevo desde noviembre y cada vez estoy más enganchada y pienso tal cual tu historia. Me encanta saber que hay más gente tan "rara" como yo. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Ay Ay Ay!!!!!!!!!!Cuánta razón!!!!Pero...que me has erizado los pelitos por la emoción!!!!
    Soy muy nueva...así que imaginate que estoy en la plena pasión de los primeros tiempos, y aunque meto la pata a cada rato, no hago más que pensar, respirar y sentir, Jabón!!!!Gracias por la emoción!! Besos desde Argentina!!

    ResponderEliminar
  15. Chica, me he visto completamente retratada.¿ pero esto se pasa con el tiempo?.Como no sea así estoy perdida.

    ResponderEliminar
  16. me encanta, estás describiendo mis pensamientos. bss

    ResponderEliminar
  17. Pues siento deciros que no, no se pasa con el tiempo, casi me atrevo a decir que va a mas.
    Gracias por los comentarios
    Besos

    ResponderEliminar
  18. mientras sigan las satisfacciones...no hay problema!!!!!

    ResponderEliminar
  19. ¡¡ Madre mía !!! que razón tienes y es que uno ya no mira las cosas del mismo modo, siempre busca un fin jabonero a todo. Besitos

    ResponderEliminar
  20. Hola Marina,
    Qué gran verdad!!!
    Sinto exatamente isso! Tudo que olho ou faço acaba tendo um link com meus sabões.
    Muchas gracias por ser mi profe virtual.
    Besos desde Brasil.

    ResponderEliminar
  21. ¡Es verdad Marina! Es justo lo que me pasa, la
    magia del jabòn es poderosa y contagiosa, todo un fenòmeno. Al grado de unir a tanta gente alrededor del mundo compartiendo esta aficiòn, ò màs bien esta adicciòn, que todo el tiempo estamos pensando en el jaboneo en cualquier lugar. ¡Es increìble! ¡¡¡Y tu blog, una maravilla!!!

    ResponderEliminar
  22. Excelente, yo también me siento así.
    Son las dos de la mañana y no puedo hacer jabón. La batidora hace mucho ruido y algún vecino se podría mosquear.
    En noches así, añoro vivir en el campo
    Me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  23. tienes toda a razón, una vez que te pones a hacer jabón, tú vida cambia. En mi caso, guardo compulsivamente los envases de los quesos frescos, que todo se a dicho hacen unos jabones preciosos, con onditas en los bordes y lisos en las bases.
    Por cierto, y sin venir mucho al caso. Como todo en mi vida, he solucionado mis problemas de "llegar a la traza" experimentando y sin seguir las instrucciones de otros. Dejé la mezcla rara en un frasco de cristal unos días,pensando que estaba cortada. Pasados cuatro días, volví a poner la mezcla en el vaso de la thermomix y saponizó en unos 2 min. A velocidad 2, es decir despacito. Ahora estoy esperando a que se seque, ayer corté en dos el experimento y tiene una pinta estupenda. A lo mejor a alguien que sí se lea los consejos de otros le vale...

    ResponderEliminar
  24. jajajajja, es verdad, si hasta a mi hijo le digo que haga papas fritas, para ocupar el aceite en jabón de lavar, jajjajaja SOY JABONERA Y FELIZ.

    ResponderEliminar
  25. madre mia!!!! nos pasa a todas...y decis que va a mas???? ya veo no tiene cura. soy ana ro besos.

    ResponderEliminar