lunes, 31 de agosto de 2009

Mi amiga Esther

Nos conocemos hace como diez años. Esther es de esa clase de personas a las que es fácil incluir en tu vida, no sólo porque es buena, divertida y encantadora, es que además tiene esa costumbre tan suya de regalar bombones a troche y moche y claro, nadie puede resistírsele.
Desde que nos conocemos me adoptó de hermana menor y yo la adopté de hermana mayor. Empezamos a ir juntas de compras, de paseo y a desayunar montones de veces.
Seguro que si abandonásemos nuestro hábito de hablar por teléfono durante horas por las mañanas, las acciones de Telefónica caerían en picado y seríamos responsables del descalabro de la Bolsa nosotras solitas. Nuestros respectivos hijos se ríen de esa costumbre….Parte de la culpa la tienen ellos, que no colaboran nada en nuestros planes de emparejarlos para que el día de mañana podamos malcriar a los mismos nietos.


Estas vacaciones, Esther se sintió mal y tuvo que ser hospitalizada. Dicen que ha tenido un infarto, pero yo tengo una teoría, y es que su corazón es tan grande que se ha sentido algo apretujado y ha tenido que expandirse un poco para hacer hueco a más y más gente. Si en un electrocardiograma se pudiesen detectar todas las personas que estamos dentro del corazón de Esther, los médicos se habrían dado cuenta en seguida, pero ya se sabe, hay cosas en las que la medicina está aún muy atrasada.

Ella ahora ya está bien. Le han dicho que haga vida sana, comida sosa y muchos, muchos paseos.…Mmmm ….Creo que eso abre todo un mundo de posibilidades ante nosotras. Yo,por lo pronto, ya me he comprado unas zapatillas bien cómodas.

8 comentarios:

  1. Eres una amiga maravillosa, me has emocionado con esto que dices de mí. Yo me siento honrada y feliz de formar parte de tu vida como hermana mayor y amiga. Por supuesto que tenemos que caminar mucho, nos vendrá bien y así tendremos más tiempo para hablar, hablar y hablar. Tal vez hasta se nos ocurra un plan B o C o D para lo de nuestros hijos, no nos resignamos a que nuestros nietos no sean comunes, al menos alguno, je,je.
    Te veo mañana que vienes a verme y a mimarme, mira si estoy "tierna" que mientras escribo me corre una lagrimita tonta por la mejilla.
    Besitos, Esther.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de que tu "hermana mayor" ya esté mucho mejor, aunque no la conozco estoy segura de que es una mujer maravillosa y muy inteligente, por eso te adoptó.
    Disfrutad de vuestros paseos y charlas, pero con los chicos no sé como os va a ir, ahora son muy tozudos.
    besitos a las dos.
    pilar

    ResponderEliminar
  3. Que emocion tener una amiga así. Enhorabuena a las dos por una relación tan bonita.

    ResponderEliminar
  4. Da gusto saber que quedan seres humanos todavia. No dejéis que eso muera!!!

    ResponderEliminar
  5. Realmente debeis de ser muy buenas amigas, porque esas palabras se nota que salen del corazón. Me alegro de que tu amiga esté bien. Si quereis un consejo, lo mejor para que se emparejen los hijos es hacer todo lo contrario. En cuanto les digais que no es buena idea que se emparejen, seguro que ellos, por hacer la contra, se emparejan

    ResponderEliminar
  6. Coincido con las demás, da gusto ver que todavia quedan relaciones y personas como vosotras en este mundo.
    Me alegro mucho de que ya estés mejor, Esther, ahora a dar largos paseos y planificar el malcrio de nietos ^^

    ResponderEliminar
  7. Jo Maribel, que bonito, doy fé de todo lo que cuenta de Esther, pero además quiero añadir, que yo siempre he pensado que es una mujer feliz, nunca la ves triste, siempre esta contenta,
    besos

    ResponderEliminar
  8. Preciosa la forma que tienes de describir tu amistad con Esther, y qué suerte tiene de contar contigo como amiga...

    ResponderEliminar