lunes, 5 de agosto de 2013

DIÓGENES JABONERO


Llevo todo el verano de obras. Eso ha supuesto tener que vaciar tooooda la casa, meter nuestra vida entera  en cajas y buscarle acomodo temporal en sótanos prestados y casas de parientes.
Entre las miles de cosas que he empaquetado estaban todos mis aperos jaboneros: materiales, herramientas, moldes y demás cacharrerío.  
La cosa fue más o menos así: Saqué un par de cajas y me dispuse a ello. Llené las dos cajas y no había recogido ni el 10%. Llené un montón de cajas más, y aún salieron muchos más trastos porque mis cosas jaboneras llenaban cada hueco que se quedaba libre de la casa, casi en cualquier habitación.

Verlo todo junto, asusta. Mucho.

Han vuelto  pasar por mis manos cada una de las tarrinas de flan en las que yo ví un molde en potencia, cada maderita que guardé “por si acaso” y una lista interminable de compras compulsivas de ingredientes y herramientas, algunas francamente inútiles. Estoy segura de que todos los jaboneros del mundo saben exactamente a qué me refiero.
Por supuesto, con la obra ya terminada y los armarios nuevos listos para ser organizados de una forma más sensata,  ha llegado el momento de volver a poner las cosas en su sitio. Mi familia ha sido muy tajante en cuanto al espacio disponible para mis cacharros. Creo que no estoy son imaginaciones mías, ni exceso de suspicacia por mi parte si digo que noto frías miradas en mi nuca y susurros a mis espaldas en los que sólo distingo a  oír “ni de coña” repetidas veces
Valoré la posibilidad de hacer algún trueque, y quitarme de en medio cosas en desuso cambiándolas por otras más prácticas, pero eso no implicaba una reducción real del  volumen, sólo un cambio, así que después de darle unas cuantas vueltas, he decidido instaurar la semana mundial del despilfarro jabonero experimentar con todo ello.
Así como suena. Voy a ver si por fin gasto todo aquello que tengo y convierto las miles de bolsitas de aditivos extravagantes  en jabones con las formas de esos moldes que nunca usé. Creo que en unos días, cuando termine la mudanza, voy a pasar un tiempo experimentando con fórmulas y materiales inéditos.  Realmente eso es siempre lo más divertido, así que espero pasármelo muy bien con esa tarea. Cuanto más lo pienso, más me apetece,  y además, seguro que me sorprendo con los resultados. Ahí lanzo mi propuesta, y si alguien se anima, el jaboneo estrambótico es mucho más divertido entre varios.
Besos veraniegos!!

3 comentarios:

  1. Hola Maribel,
    Me encanta tu blog (qué típico,¿verdad?). Soy una recién llegada a este mundillo de los jabones, pero no sabes cómo he entendido lo que cuentas, sobre todo lo de los moldes de flan... Madre mía, ya no me caben más esperando a ser utilizados en una futura tanda ;).
    Espero que tus experimentos salgan fenomenal, ya nos contarás.
    Una última cosa, muchas gracias por compartir tu saber con los neófitos como yo, estoy aprendiendo muchas cosas de ti.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me lo paso pipa con tus escritos. Estoy ansiosa por ver lo que sale de esos experimentos. Jejejeje.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Solo con leerte ya experimentamos los jabones que aparecerán de esa mente jabonera, espero que salgan de lo mas raros y que disfrutes con todos ellos.
    Un beso

    ResponderEliminar