jueves, 28 de marzo de 2013

Muy Personal

No suelo hacer entradas muy personales en el blog. Me da reparo, la verdad, pero hace tanto que no actualizo, que he pensado que hacía falta una explicación, y a veces hay que sacar lo que uno tiene dentro.

El año pasado, 2012, si bien en el aspecto jabonero fue un año estupendo, en lo personal, fue un año terrible. Mi padre, que prácticamente vivía conmigo, enfermó.  Mi día a día se convirtió en un sin fín de visitas médicas, idas y venidas a los tratamientos, ocupaciones y preocupaciones, hasta que a principios de verano falleció.

Durante todo ese tiempo, los talleres, los proyectos, los amigos, la familia...me ayudaban a desconectar un poco y mantener la cabeza ajena a la inmensa tristeza que sentía. Luego vino un verano raro, y llegó Septiembre, que siempre supone una vuelta a la rutina, y la súbita conciencia de que mi rutina no volvería a ser la misma, y llegó el bajón.

La verdad, no tenía ganas de escribir nada, y las pocas veces que lo intentaba lo dejaba al momento. Estaba triste y desganada, una sensación bastante rara en mi y que no ayuda nada a conseguir la inspiración y el entusiasmo necesario para contar algo interesante.  Una amiga me llegó a decir que si yo no tenía ganas de hacer jabón, los mayas tenían razón y realmente el mundo debía estar a punto de acabarse. 

Sería muy injusto permitir que penséis que desde entonces todo a mi alrededor ha sido gris y trágico. Nada de eso, la verdad. Desde septiembre también he tenido momentos jaboneros estupendos y divertidísimos con gente fuera de serie, anécdotas potingueras varias y otras cosas que seguro que en otras circunstancias hubiera corrido a contarlas en el blog, solo que cuando me sentaba delante del ordenador sencillamente no podía.

Así que hace ya unas semanas, he decidido terminar con esta fase de autocondescendencia y ponerme las pilas, tanto en lo jabonero como en lo personal, empezando por el blog.
¡Hasta aquí hemos llegado con la pereza! Os debo unas cuantas entradas y me pongo a ello, antes de ponerme supercursi y empezar a sonar como Annie




Besos, muchos besos.
Maribel

9 comentarios:

  1. Marina, siento mucho que hayas tenido que pasar esa mala etapa en tu vida y me alegra mucho volver a leer algo tuyo, animo, tú eres una gran mujer y siempre sacas fuerzas, vas a poder con eso y más, aquí estaremos siempre para animarte aunque la distancia no nos deje compartir momentos agradables pero como muchas veces te digo, ojala y algun dia tenga un viaje a Madrid para poder acudir a tus talleres.
    Animo, suerte... te envio mucha fuerza!!
    Una amiga.
    Rosy de www.ondinasoap.blogspot.com
    Besazosss y cuidate muuuchoooo

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo, Maribel. A veces las circunstancias nos superan y nos cuesta mucho remontar. Me alegra mucho ver que estás más animada. Estaré pendiente de las novedades.
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Querida Maribel, siento que pasaras un mal momento tras la muerte de tu padre, pero no tenemos más remedio que aceptar lo que no podemos cambiar y superarlo lo mejor posible.
    Me alegra que ya veas la vida de otra manera, tú que eres tan vital y animada y aunque no soy "jabonera", te siento cerca en el espacio, por la vecindad, y en el cariño.
    Un beso, guapísma. Espero verte pronto en algún inesperado momento.
    Matilde.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maribel, no me conoces soy Rosi Borja de México, leí tu entrada casualmente y me identifiqué contigo, mi padre falleció hace 2 años y también fue duro, pero es verdad hay que levantarse y seguir adelante. Me da gusto que ya tengas mejor ánimo y como dijo Scarlet O'hara: Mañana será otro día. Que Dios te bendiga y te seguiré leyendo en tu blog y en Mendrulandia. Todos los mendruleros hacen mi vida mejor. Con cariño.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maribel, solo decirte que me alegra tu regreso bloguero pero muchas veces son necesarias esas transiciones y ese estar para adentro para poder hacer el duelo y salir fortalecido! te mando un beso grande y adelante!

    ResponderEliminar
  6. Hola maribel,aunque no te conozca personalmente ,solo por aquí y el foro, siento que lo hayas pasado mal y me alegra de corazón que hayas resurgido como el ave Fénix...
    Creo que hay muchas como yo que te leemos por que queremos aprender y que mejor que verte animada e inspirada, y dándonos consejillos para evitar desastres y chapuzas en nuestra cocina jj...
    Un abrazo y un saludo muy fuerte..
    Geni

    ResponderEliminar
  7. Gracias a tod@s . Rosi, Ade, Geni Un beso para vosotras.
    Releyéndome suena un poco depresivo, y no es eso, es más bien que he dejado que la melancolía diera paso a la pereza pura y dura =)
    Matilde, si eso de vernos, lo acompañamos de una caña en Ortiz, que las ponen bien ricas, eso está hecho. Invito yo ;)
    Sandra, me encanta eso de que a veces hay que estar para adentro para poder estar luego para afuera. Me lo apunto en la sección de sabias palabras para atesorar.

    Así da gusto, subís el ánimo a cualquiera. Besos

    ResponderEliminar
  8. Pero que privilegio... te lo agradezco de corazón, pero lo escribí sintiendo lo que te decía porque me has conmovido, :) te mando un beso y hermosa entrada la última..se te fue la pereza, ja ja

    ResponderEliminar
  9. Oh, profe, nooo! No leía tu blog desde hacía tiempo y me ha entristecido leer esto. Yo no sé por lo que estás pasando, pero creo que cuando mi padre me falte será terrible, bueno, es que no puedo ni imaginármelo. Además tu padre tuvo que ser un hombre estupendo, porque tuvo una hija estupenda!!!!
    Ánimo, Maribel, jabonea, tomate unas cañas, disfruta de la primavera y sacúdete esa pereza. Que tú eres muy grande!!!!!!

    ResponderEliminar