jueves, 21 de noviembre de 2013

Jabón de los Reyes Magos 2013

Todos los años hemos hecho un "Jabón de los Reyes Magos". Para mi es una tradición.
Lo que caracteriza a este jabón es que lleva entre sus ingredientes oro, incienso y mirra, y bajo esas premisas, cada año variamos su diseño y presentación.
Este año quería hacer algo que se alejase de la típica pastilla de jabón más o menos decorada, y como los que me conocéis sabéis lo aficionada que soy al jabón en crema, aquí os presento mi
JABÓN DE LOS REYES MAGOS 2013

Es un jabón en pasta, mi enésima versión del jabón negro de Marruecos, porque me parecía original y suficientemente exótico y lujoso como para que los Reyes Magos no me traigan carbón.
Está hecho con aceites de oliva y argán, con macerado de aceitunas negras, y lleva mica dorada que le da un brillo increíble, ojalá pudiera reflejarse en la foto  la textura real que tiene el jabón. Me tiene enamorada.  Bueno, voy a intentarlo más de cerca:

No es que le haga justicia la foto, pero al menos se ven algo mejor el brillo, el aspecto dorado y traslúcido y la untuosidad.  A esta textura tan increíble, hay que añadir el aroma dulce y evocador de la mezcla de vainilla, anís, clavo incienso y mirra.
Después del taller le puse una lámina de pan de oro y removí para que se fracturara. La podéis entrever troceada en las fotos como si fuesen pepitas de oro. Aunque estéticamente me pareció precioso el efecto, en justicia tengo que decir que no es del todo buena idea, porque son tan finitos que al usar el jabón se quedan los trocitos pegados al cuerpo y cuesta quitárselos. Os aseguro que saldréis de la ducha convertidos en personas brillantes =)
El caso es que ahí está mi jabón. Espero que a Sus Majestades de Oriente les guste. Les dejaré un poquito la Noche de Reyes, junto a las galletas y la paja para los camellos, para que se laven después de entregar los juguetes a los niños, que eso cansa y seguro que les viene bien relajarse.
.
Besitos






viernes, 13 de septiembre de 2013

Sabor, sabor

Uno de los placeres  que tuve este verano fue hacer unos bálsamos de labios para regalar a las chicas en la boda de Daniel y Begoña.
Ellos querían hacer un regalo que fuese todo natural, sin colorantes ni sabores artificiales, y eso fue todo un reto en labiales, porque no es tan fácil conseguir colores y extractos solubles en aceite. Los hice con mucho cariño, con sabores de chocolate, canela, menta, vainilla,  miel..... y en la composición llevan mantecas de cacao y karité, aceite de oliva y jojoba, y cera de abejas natural.
Al final quedaron bien resultones.

Como tenía en ese momento mi casa en obras, ni se me ocurrió hacerles una foto un poco decente. Seguro que tampoco habría encontrado la cámara si lo hubiese intentado =(  , pero me quedé con la foto que le envié a una amiga vía Whatsapp, que no les hace justicia. A falta de una mejor, ahí tenéis "cutrefoto" de unos bálsamos de lo más lujosos.
Besos

lunes, 9 de septiembre de 2013

Mendrulandia en obras


Edito para comentar que el problema parece estar solucionado, pero como la foto me parece simpática, no quito la entrada =)  Ah, también quiero hacer una nota aclaratoria acerca de la foto: Ese no es el muy famoso y comentado trasero de Mendru, sin duda mucho más estético y atractivo. Guillermo: no te desesperes. Encontrarás un servidor maravilloso que no te de problemas. Besos para ti.

Conecto mi ordenador, entro en Mendrulandia y ¡OH ,DIOS MÍO! ¡MENDRULANDIA NO ESTÁ! ....
Pese a que mi primera reacción instintiva, que es correr en círculos gritando y agitando los brazos, aguanto estóicamente, cuento hasta 10 y hago lo que suelo hacer en estos casos, que es mandar un whatsapp a Mendru en el que se transmita toda mi desesperación. Afortunadamente Guillermo,  como el hombre tranquilo que es, me dice que está en ello, y que la página funcionará lo antes posible. Ya sabéis que estaba trasladando la página a otro servidor para solucionar todos esos problemas que nos han traído de cabeza los últimos meses. ¡Pobre Guillermo! lleva mil horas de su verano dedicado a esto.
Como me habéis mandado un montón de correos, me doy cuenta de que no soy la única al borde del pánico, así que un beso y una ronda de paciencia para todos <3 p="">

lunes, 5 de agosto de 2013

DIÓGENES JABONERO


Llevo todo el verano de obras. Eso ha supuesto tener que vaciar tooooda la casa, meter nuestra vida entera  en cajas y buscarle acomodo temporal en sótanos prestados y casas de parientes.
Entre las miles de cosas que he empaquetado estaban todos mis aperos jaboneros: materiales, herramientas, moldes y demás cacharrerío.  
La cosa fue más o menos así: Saqué un par de cajas y me dispuse a ello. Llené las dos cajas y no había recogido ni el 10%. Llené un montón de cajas más, y aún salieron muchos más trastos porque mis cosas jaboneras llenaban cada hueco que se quedaba libre de la casa, casi en cualquier habitación.

Verlo todo junto, asusta. Mucho.

Han vuelto  pasar por mis manos cada una de las tarrinas de flan en las que yo ví un molde en potencia, cada maderita que guardé “por si acaso” y una lista interminable de compras compulsivas de ingredientes y herramientas, algunas francamente inútiles. Estoy segura de que todos los jaboneros del mundo saben exactamente a qué me refiero.
Por supuesto, con la obra ya terminada y los armarios nuevos listos para ser organizados de una forma más sensata,  ha llegado el momento de volver a poner las cosas en su sitio. Mi familia ha sido muy tajante en cuanto al espacio disponible para mis cacharros. Creo que no estoy son imaginaciones mías, ni exceso de suspicacia por mi parte si digo que noto frías miradas en mi nuca y susurros a mis espaldas en los que sólo distingo a  oír “ni de coña” repetidas veces
Valoré la posibilidad de hacer algún trueque, y quitarme de en medio cosas en desuso cambiándolas por otras más prácticas, pero eso no implicaba una reducción real del  volumen, sólo un cambio, así que después de darle unas cuantas vueltas, he decidido instaurar la semana mundial del despilfarro jabonero experimentar con todo ello.
Así como suena. Voy a ver si por fin gasto todo aquello que tengo y convierto las miles de bolsitas de aditivos extravagantes  en jabones con las formas de esos moldes que nunca usé. Creo que en unos días, cuando termine la mudanza, voy a pasar un tiempo experimentando con fórmulas y materiales inéditos.  Realmente eso es siempre lo más divertido, así que espero pasármelo muy bien con esa tarea. Cuanto más lo pienso, más me apetece,  y además, seguro que me sorprendo con los resultados. Ahí lanzo mi propuesta, y si alguien se anima, el jaboneo estrambótico es mucho más divertido entre varios.
Besos veraniegos!!

martes, 14 de mayo de 2013

ESTRENANDO IMAGEN

No, no es que me haya enganchado al Bótox, ni a la "Operación Bikini", ni nada similar. Es que quería enseñaros el nuevo logo que la diseñadora gráfica Ana Dubon ha hecho para mi. Me encanta el grafismo, los colores, y ese aire vintage-artesanal-glamouroso que desprende y que le va al pelo al jabón artesano. Ana es una artista y ha pillado a la primera lo que yo quería. Sin más preámbulo, tachán, tachán, os presento la nueva imagen de Mucha Espumita Jabones Artesanos
Muchas gracias a Ana por su magnífico trabajo. Miedo me da pensar lo que va a llegar a hacer esta chica ahora que se ha lanzado al jaboneo. Espero grandes cosas por su parte.

Ahora, sin más, os dejo, que tengo que comprar lacitos y envoltorios que combinen con mis nuevas etiquetas, porque parte de mi filosofía de vida es que cualquier excusa es buena para ir a comprar lacitos.
Besos

jueves, 28 de marzo de 2013

Muy Personal

No suelo hacer entradas muy personales en el blog. Me da reparo, la verdad, pero hace tanto que no actualizo, que he pensado que hacía falta una explicación, y a veces hay que sacar lo que uno tiene dentro.

El año pasado, 2012, si bien en el aspecto jabonero fue un año estupendo, en lo personal, fue un año terrible. Mi padre, que prácticamente vivía conmigo, enfermó.  Mi día a día se convirtió en un sin fín de visitas médicas, idas y venidas a los tratamientos, ocupaciones y preocupaciones, hasta que a principios de verano falleció.

Durante todo ese tiempo, los talleres, los proyectos, los amigos, la familia...me ayudaban a desconectar un poco y mantener la cabeza ajena a la inmensa tristeza que sentía. Luego vino un verano raro, y llegó Septiembre, que siempre supone una vuelta a la rutina, y la súbita conciencia de que mi rutina no volvería a ser la misma, y llegó el bajón.

La verdad, no tenía ganas de escribir nada, y las pocas veces que lo intentaba lo dejaba al momento. Estaba triste y desganada, una sensación bastante rara en mi y que no ayuda nada a conseguir la inspiración y el entusiasmo necesario para contar algo interesante.  Una amiga me llegó a decir que si yo no tenía ganas de hacer jabón, los mayas tenían razón y realmente el mundo debía estar a punto de acabarse. 

Sería muy injusto permitir que penséis que desde entonces todo a mi alrededor ha sido gris y trágico. Nada de eso, la verdad. Desde septiembre también he tenido momentos jaboneros estupendos y divertidísimos con gente fuera de serie, anécdotas potingueras varias y otras cosas que seguro que en otras circunstancias hubiera corrido a contarlas en el blog, solo que cuando me sentaba delante del ordenador sencillamente no podía.

Así que hace ya unas semanas, he decidido terminar con esta fase de autocondescendencia y ponerme las pilas, tanto en lo jabonero como en lo personal, empezando por el blog.
¡Hasta aquí hemos llegado con la pereza! Os debo unas cuantas entradas y me pongo a ello, antes de ponerme supercursi y empezar a sonar como Annie




Besos, muchos besos.
Maribel