lunes, 25 de junio de 2012

LA MÁGICA Y JABONERA NOCHE DE SAN JUAN


Aunque desde que la batidora eléctrica desterró a la cuchara de palo para hacer jabón, hayamos dejado de parecer brujas haciendo pociones, los jaboneros tenemos algo de alquimistas, y nuestros ingredientes siempre llevan algo de magia.

Sergio, de Jabones Villa Fortuna, tuvo la gran idea de proponer que la noche de San Juan, hiciéramos un jabón que canalizara la magia de la noche. Cada uno en su casa, pero todos a la vez.
Una idea muy divertida, aunque confieso que casi tiro la toalla. Había llegado tarde a casa muerta de cansancio después de un taller intensivo que me había tenido en danza desde las 8 de la mañana, y a media noche no me tenía en pie. Mi jabón acusó el cansancio y no salió como yo quería, pero en cualquier caso la experiencia valió la pena.

Mis ingredientes mágicos son los la tríada sagrada de los celtas y de las hadas: el roble, el fresno y el espino. Las tres hojas juntas son la puerta al reino de las hadas, y también, cuando un humano llega a descubrir su existencia, es obligado a morder las tres hojas para que olviden lo que han visto (la versión vegetariana del trasto ese que maneja will Smith en "Men in black".

Las hadas consideran mágicos a los árboles porque unen el cielo y la tierra.
Recordaba haber leído sobre ello de adolescente, en el maravilloso libro de Ruyard Kipling "Puck" , en el que recrea el presonaje del duendecillo travieso del "El sueño de una noche de Verano" de Shakespeare, que precisamente transcurre a lo largo de la noche de San Juan, porque es cuando se abre la puerta entre el mundo de las hadas y la de los humanos, así que ahí queda mi modesto homenaje a la noche de San Juan, a Kiping, a Shakespeare, a los celtas, a las hadas y a la alquimia  :

... "Pero cualquier muchacho alegre o triste,
amodorrado o no por la cerveza,
nada debe temer si está dormido
bajo un roble, un fresno o un espino.
Callad al cura dónde habéis estado
porque siempre os dirá que habéis pecado
por estar en el bosque por la noche,
inmersos en conjuros del verano;
pero os traemos hoy noticias frescas,
buenas nuevas al campo y al ganado:
desde el sur con tibio sol de estío,
llegan el roble, el fresno y el espino.
¡Cantad al roble, al fresno y al espino,
durante las mañanas del verano!
(Canción de Puck- Ruyard Kiping)
 
Además de magia, el jabón lleva manteca de karité, aceites de oliva, de coco y de palma, agua y aroma de azahar, arcillas...
Espero que os guste. Me voy a dar una vueltecita en mi escoba.

sábado, 21 de abril de 2012

Un jabón con mucho cuento

En el foro de Mendrulandia, verdadero paraíso del jabón, organizamos hace unos meses un intercambio jabonero. Este es el jabón que presenté. Una versión lujosa del Jabón Negro de Marruecos, de aceite de oliva y argán.
Para darle un toque original y exótico, Lo presenté en una manga pastelera decorada a mano, y en vez de poner los ingredientes y el modo de empleo así a palo seco, me inventé toda una leyenda con príncipes, princesas, jabones y oasis lejanos. Ahí os enseño mi jabón y mi cuento. Espero que os guste.

Se dice que hubo una vez en el Lejano Oriente, un Príncipe que deseaba casarse con la hermosa Princesa del reino vecino. La Princesa accedió a ser su esposa si él le traía una joya desconocida, rara y preciosa, y si no le agradaba su regalo, escogería a otro de sus muchos pretendientes. Aunque el Príncipe poseía valiosas joyas, partió en su alfombra voladora a países lejanos, dispuesto a ofrecer a la Princesa algo muy especial.

Viajó cruzando desiertos y mares, y cuando estuvo cansado de buscar, paró en una casa humilde junto a un oasis para que le dieran cobijo. Allí encontró a una joven que daba vueltas con una cuchara de madera a un caldero dispuesto sobre unas brasas. Desprendía un delicioso aroma a especias exóticas. Al Príncipe le pareció muy hermosa, más que la Princesa, y su piel era tersa y suave como la más fina de las porcelanas. Durante un rato admiró fascinado a aquella mujer, que de forma tan sensual mezclaba ingredientes: El mejor y más fragante Aceite de Oliva, con dorado Aceite de Argán, Aceite de Coco y Aceitunas Negras. Ricos Aceites Esenciales de Anís y Clavo, otros Perfumes hechos por magos, que evocaban lugares lejanos, y también unos extraños polvos llamados “Estearina” y “Potasa” que sin duda había obtenido de algún alquimista. Él no podía apartar la vista ni de ella ni del proceso que estaba llevando a cabo. Ella le explicó que estaba haciendo jabón. No un jabón cualquiera, sino uno cremoso, cuya receta mágica sólo ella conocía, y que podía conseguir que, hasta la piel más curtida de los habitantes del desierto, quedase suave como los pétalos de una flor. Ella tomó un poco de jabón del caldero y se lo ofreció. Él lo observó entre sus dedos. Era oscuro, transparente y muy, muy brillante.

–Como una gema - pensó el Príncipe. –Esta es la joya que debo llevar a la Princesa. Por fin la encontré.

El Príncipe quiso probar aquel jabón tan exquisito, y la joven le condujo hasta el oasis.
En la orilla, le despojó de sus ropajes y le humedeció la piel. Él observaba maravillado su fascinante modo de empleo. Con dedos delicados, ella aplicó una pequeña cantidad de jabón, más o menos del tamaño de una almendra, sobre la piel húmeda del Príncipe, extendiéndola con un suave masaje por todo el cuerpo, y lo dejó un poco de tiempo para que hiciera su magia antes de aclararlo con agua y una esponja. El Príncipe, llevado por las sensaciones, dejó escapar varios suspiros placenteros que, si bien algunas lenguas maledicentes atribuyeron a la falta de decoro en los masajes de la joven, el Príncipe explicó, y queremos creerle, que se debían al reconfortante y exquisito aroma del jabón.


Después de esta experiencia, el Príncipe no quiso llevar la joya recién descubierta a la Princesa.


--Anda y que la zurzan. A ella y a su estúpida forma de elegir pareja- se dijo, -Me quedo con la jabonera, su jabón y sus masajes, que seguro que me alegran la vida


Y se quedó en el oasis con la hermosa jabonera. Cuentan las crónicas que durante toda su vida se mantuvieron jóvenes y bellos, y era frecuente encontrarlos por todos los oasis del Reino, aplicándose mutuamente jabón.

Maribel

miércoles, 21 de marzo de 2012

Los 300

Hoy mi blog ha llegado a los 300 seguidores. Una cifra que me deja impresionada, teniendo en cuenta que aquí se habla básicamente de jabón, que no es precisamente una afición mayoritaria.

No podía dejar pasar la circunstancia, lo primero para agradeceros a todos los que de cuando en cuando encontráis un ratito para pasaros por aquí y leer mis desvaríos. Y lo segundo, para mostrar los abdominales de Gerard Butler, porque como no sea que los enjabonemos, no tenemos muchas ocasiones de poner fotos así en el blog.
Va por vosotros/as este alarde de anatomía. Muchísimas gracias, sois increíbles y con vosotros/as iría a defender las Termópilas o lo que se me pusiera por delante.
Besos


Y ya que le he cogido gustillo a lo de las entradas bilíngües, pues ahí va

My blog reached 300 followers today. The number overwhelmed me, considering that here, I write basically about soap, that is not exactly a mass hobby.
I won´t miss the opportunity, in first place, to thanks you all, for taking the time to read my soaper chitchat, and in second place, to show Gerard Butler abs, because without lathering them, I can´t imagine any circumstance to show pics like that on a soap blog.


So this anatomy display goes for you. You´re amazing, and with you, I´would defend Thermopylae or whatever comes.
Kisses

martes, 20 de marzo de 2012

Intercambio Internacional en Soap Artist: Mi jabón de Pensilvania

International Soap Swap: My soap from Pennsylvania
Participé en el Intercambio Internacional que ha organizado Julia en Soap Artists, y hoy el cartero me ha sorprendido con un paquete que olía de maravilla, y que venía de Pittsburgh, USA.
Me lo envía Dennise. Su blog
Briny Bar Soap es todo un escaparate de obras de arte jaboneras.
No os hago esperar más, así que ...TACHANN! : aquí podéis ver los jabones de Dennise.

El grande, Soynut, es un jabón de leche de soja y frutos secos, elegantemente moteado por las nueces y almendras molidas que lleva. Contiene aceites y mantecas vegetales y de cultivos sostenibles, y cuando lo usas, es exáctamente tan cremoso y suave como parece.
Del jabón más pequeño, Black Magic Banana, lo primero que sorprende es la maravillosa combinación de aromas que desprende: aceites esenciales de anis y clavo. Nunca se me hubiera ocurrido mezclar esos dos aromas, pero la mezcla es especial y me encanta. El jabón además hace muchísima espuma y deja la piel estupenda. Sin duda hace honor a su nombre.
También me han gustado muchísimo las etiquetas, hechas con papel reciclado y papel de periódico. Un acabado original, estético, ecológico y definitivamente perfecto.


Mil gracias, Dennise, por estos preciosos jabones. Estoy encantada con mi regalo, y quería compartirlo con vosotros.


Y ahora, en honor a Dennise.........Ups, espero no cometer muchos errores ortográficos escribiendo en inglés, hace siglos que no lo hago.


And now, in honnor to Dennise....Ups, I hope not to make lots of spelling mistakes writting in english. I haven´t done it for centuries.


I took part in the International Soap Swap planned by Julia from Soap Artists, and today, the postman surprised me with a parcel coming from Pittsburgh, USA. The sender is Dennise. Her blog, Briny Bar Soap is a showcase for handmade soap art.
I don´t want to keep you waiting, so..TA-DAHH! Here you have Dennise´s soaps.

The big one, Soynut, is made of soy milk and nuts, smartly speckled with almond and walnut powder. It contains vegetable oils and butters, from sustanaible cultivation, and when you use it, it is exactly as soft and creamy as it seems.
The first thing that surprise from the small one, Black Magic Banana, is the wonderful blend of scents: Clove leaf and star anise essential oils. Blending these two EOs together never crossed my mind, but the blend is special and I love it. Soap also lathers a lot and left my skin soft and with a wonderful sensation. It really lives up to it's name.
I also love the labels, made from recycled paper and newspaper. An original, aesthetic, ecologic, and definitely perfect finish. Thanks a lot, Dennise, for these beautiful soaps. I´m delighted with my presents, and I just wanted to share it with you all.
Besos/kisses

miércoles, 1 de febrero de 2012

Yo te doy cremita, tu me das cremita...

En esta ocasión voy a hablar de un curso fantástico al que he acudido como alumna.

¿Sabéis cómo son los niños cuando quieren algo ?




Pues más o menos así estuvimos unas cuantas insistiendo a María  para convencerla de que preparase un curso en Madrid.

¿Nos haces un curso de cremas? ¿Nos haces un curso de cremas? ¿Nos haces un curso de cremas? ¿Nos haces un curso de cremas? ¿Nos haces un curso de cremas? ¿ ¿Nos haces un curso de cremas? ¿Nos haces un curso de cremas?


María intentó hacer valer el que nunca había dado cursos y le daba un poco de”miedo escénico”, que vivía muy lejos, que patatín y patatán… La pobre no tuvo ninguna opción de negarse. Ni siquiera dio tiempo a publicitarlo.


El diálogo con los allegados era más o menos así:- Oye, que Mariakine da un cu…
-¡SIIIIII!
-Pero si no sabes cuándo, cuánto o cómo
-Da igual ¡Contad conmigo fiiiiijo!
Y las pocas plazas se cubrieron la primera media hora (o casi).



Y así es como María se plantó en Madrid, desde Edimburgo, ante un grupo de alumnas ávidas y entusiastas a las que ni siquiera el frío pelón que hacía consiguió echar atrás.
El curso fue increíble. María, si alguna vez tuvo miedo escénico, creo que se le pasó a los dos minutos, porque estuvo magnífica, enseñando de una forma muy sencilla y gráfica cosas que antes nos parecían complicadas. Jugamos a experimentar distintas texturas fluidas y espesas, serum, geles…. De verdad un lujo.



Me gustó mucho el planteamiento del curso que hizo María. Primero nos enseñó de forma teórica el funcionamiento de la piel y el pelo, los conceptos importantes, las distintas formas de preparaciones y sus usos, los tensioactivos, los emulsionantes y cómo podíamos hacer emulsionantes caseros, los principios activos, y un montón de cosas mas. Luego, cacharreamos con aceites " corrientitos" para ver la diferencia entre unas texturas y otras, y luego ya, con la inestimable colaboración de Isabel y sus aceititos buenos, elegimos aceites, extractos, tinturas, ceras y demás. Esterilizamos nuestros elementos de trabajo, e hicimos nuestras cremas "en serio"




Como aún no me han pasado las fotos que hicimos, os pongo las que tengo de las cremas, aunque espero actualizar y añadir alguna más.

Aún no las he probado todas, pero estoy absolutamente enamorada del contorno de ojos, y de la crema antiedad.
Además de las cremas, ¿que podría decir de las alumnas? Un grupo divertidísimo. Tanto, que en seguida nos poníamos de cháchara y el tiempo se nos pasó volando. Yo conocía a casi todas, y ha sido una gozada volver a juntarnos. Y las nuevas, todo un descubrimiento para el mundo jabonero =)
Además, hubo todo lo que hay cada vez que unos cuantos jaboneros se juntan: jabones, croquetas y bizcocho. Hasta tarta de cumpleaños.


Personalmente he aprendido muchísimo. Me siento una privilegiada por haber estado allí y espero que sea el primero de muchos, porque estoy segura de que María, ahora que ha perdido el miedo, tiene mucho, pero mucho que enseñar.

miércoles, 25 de enero de 2012

De compras por la India

Bueno.....en realidad, por Lavapies, que me pilla más cerquita.

Lo único bueno de que a mi amiga Rocío le hayan puesto un horario espantoso de trabajo de tarde, es que alguna mañana me propone planes pintorescos ¿No suena horriblemente insolidario por mi parte?

Ayer me sugirió que fuésemos a las tiendas indias de Lavapiés. Ella iba buscando amla para el pelo, y yo nunca me niego a una excursión aunque no tenga ni puñetera idea de qué es el amla. Ese es mi problema: Siempre me ha dado "cosita" entrar en las tiendas de alimentación orientales, hindúes o exóticas en general porque no se qué es nada de lo que venden, ni cómo se usa, o si voy a acabar comprando víbora pulverizada creyendo que es alguna especia maravillosa. Lo se, soy un tópico andante.

Además, mi afán descubridor de nuevos sabores está un tanto atrofiado, porque he crecido en una familia donde los alimentos son lo que son, y si acaso necesitas mejorarlos, les pones chorizo, que es español y decente, pero eso de añadir condimentos extraños.,. definitivamente no va con mi árbol genealógico.

El caso es que mi amiga Rocío me libera de ese "reparo" y me pone todo más fácil. Ella vivió en Asia y cuando voy con ella a las tiendas de comida oriental, siempre me da ideas y me explica que eso que yo considero un pastajo asqueroso, está buenísimo con las lentejas, y otras cosas que no se me hubieran ocurrido probar en la vida.

Y así es como esta mañana, muertas de frío, hemos entrado las dos en varias tiendas indias donde he tenido ocasión de añadir a mi abarrotado armario del jaboneo, algunos productos pintorescos, de dudosa utilidad, después de disfrutar de lo lindo oliendo, tocando, leyendo e imaginando un mundo de jabones exóticos con tan inusuales ingredientes.
Ahí os enseño mis compras:



De Izda. a Dcha, y de atrás a delante:



  • Aceite de mostaza .Patricia me ha sugerido que lo use en una crema calmante. En India se lo dan para fortalecer el pelo.

  • Agua de azahar y agua de rosas. Ya se que esto lo hay en todos sitios, pero me gustó la botellita =)

  • Aceite de palma rojo, que en esta época está sólido y que da al jabón un precioso color anaranjado.

  • Polvo de mango, aún por determinar para qué puedo usarlo.

  • Cúrcuma para teñir jabón de forma natural, aunque seguro que en el arroz también la pruebo.

  • Leche de coco en polvo. Esto va al jabón fijo, fijo.

  • Shikakai, que es un pastajo para lavarte el pelo y darle mucho brillo, y por la cara que pone la tía de la foto de la caja, da mucho gustirrinín en el proceso... y por último...

  • Polvo de granada. Pensé que sería un exfoliante maravilloso, pero la verdad es que rasca demasiado y tampoco es plan de arrancar la piel a nadie. Sabe muy rico, así que no se dónde acabará.
Pues ahí véis lo que dió de sí la excursión. Hubiera comprado mucho más, pero entre la crisis y la Cuesta de Enero, cuando fuí a sacar pasta, me daba la impresión de que se oían risitas al otro lado de la pantalla del cajero...
Besos
Ah, la foto de Lavapiés la he sacado de la wikipedia, espero que no me regañen.