lunes, 6 de diciembre de 2010

El Museo del Jaboncito II

Mi tía y mi padre son unos abuelitos entrañables , pozos de sabiduría y un tesoro cultural en sí mismos.







Cuando mi padre y mi tía se ponen a rememorar cosas de su infancia, a veces descubrimos detalles soprendentes. Entre los dos, recordaron enteritos unos versos de los anuncios que publicaban en los tebeos cuando ellos eran pequeños allá por el año.......bueno, no lo cuento porque sería una grosería por mi parte. Digamos que son de una época conocida como "EL PASADO".




Como los anuncios son de mi gremio, jabones y colonia, me ha parecido que os podían gustar.



Tenéis que imaginarlos acompañados de unas preciosas ilustraciones a plumilla de piratas y mares lejanos....Como no he encontrado los anuncios originales, he puesto los grabados que he encontrado por ahí.



¿Por qué los niños de "EL PASADO" se aprendían los anuncios de los tebeos? Yo también me lo he preguntado, imagino que por que no había televisión ni Internet. Bueno, ahí van los versos.


LA MUGRE DE BASILIO






Basilio, al que el agua le horroriza
Y profesa al jabón un odio bravo,
cayó al mar al huir de su nodriza
que quería lavarle en el lavabo.

Llevado a la presencia de Neptuno
por cierto pez espada intransigente
que aún no había tomado el desayuno,
le dijo afable el dueño del tridente:

-
Si con esos tiznones tan atroces
El tener que lavarte te da rabia
Es porque todavía no conoces
La espuma del jabón Heno de Pravia
-

Hostigó el Rey Neptuno a sus Tritones,
Puso sobre sus hombros a Basilio,
Bogó con él sin miedo a chapuzones,
Y le volvió a su mismo domicilio

¡Ahora si que no llora el buen Basilio!
Echa al agua su caballo de cartón
Y se cree que navega por los mares
Entre la blanca espuma del jabón.



















EL TESORO DEL PIRATA
Cuéntase que siglos ha
Quedó encallado un galeón,
Y existe la tradición
De que se enriquecerá
Quien duerma en la embarcación.




Colás que el caso sabía,
Y es pobre como una rata,
Una noche clara y fría,
Quiso ver si descubría
El tesoro del pirata

Unos cuantos roedores
Que en aquel barco vivían,
Alegres y bullidores
Por la sentina corrían

Al percatarse del ruido,
Le entró un poco de canguelo;
Se tendió en el santo suelo,
Y allí se quedó dormido.







Soño el niño que el pirata
Era persona sensata,
Y dijo en tono sonoro:






-No busques más el tesoro.
Aquí no hay oro ni plata
Pero sé limpio, Colás.


No lleves manchas ni greñas
y rico al fin te verás;
Que el aseo vale más
Que el tesoro con que sueñas
-

Cuando el niño despertó
De su sueño, descubrió
Cierto paquete flamante,
Que algún turista elegante
Olvidado se dejó,






Y al abrirlo descubrió
que era el tesoro y no ceja.
¿por qué? Porque contenía
FRASCOS DE COLONIA AÑEJA.




¿Verdad que son bonitos? ¡La gente de la antigüedad, esos si que sabían!




Dioses mitológicos, piratas lengendarios.....todos ellos eran conscientes del verdadero tesoro que es un buen jaboncito ¡Si hubieran conocido los míos!




Por último, querían enseñaros un anuncio que he encontrado mientras buscaba ilustraciones para esta entrada. Me ha parecido de lo más curioso, no estoy muy segura de que hoy día se pudiera vender un jabón con un anuncio como este....El jabón que deja bien blancos a los negritos....."EL PASADO" , desde luego, era una época bien, bien rara.













2 comentarios:

  1. jjj, si que es raro el pasado y difícil de entender¡!
    jjj, ahora se me ocurre, Jabones Muchaespumita, para limpiar los pecados del mundo, jjj, o no
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de que tu padre y tu tía quieran compartir con todos nosotros esos recuerdos de la infancia, me parece de lo más entrañable. Un beso de mi parte para ellos.

    ResponderEliminar