jueves, 12 de febrero de 2009

El Museo del Jaboncito

Mi hijo pequeño, un amor de niño, me dice que para que no me aburra de viejecita, me va a montar el Museo del Jaboncito y así seré una viejecita feliz.
Esta semana he encontrado un pequeño tesorito que si algún día tengo ese museo, seguro que estará en un sitio "muy principal"
Estos aceites esenciales me los ha regalado mi suegra, estaban en su casa desde los años 60, se los traía de Inglaterra un amigo importador. La referencia del fabricante es C.W.Field ltd, Speke, Liverpool. ¿verdad que son chulos?

Hay aceites esenciales de rosa, varias clases de lavanda, una de ellas especial para jabones, jengibre, verbena, pepino, Palm & olive, rosa… y los botes más grandes tienen aromas para alimentación de piña, vainilla mejicana, mantequilla, vainilla tahitiana… No les falta detalle, ni siquiera la caja de colacao en la que en la época se guardaba casi todo.

¿A qué huelen? Cerrad los ojos, imaginaos cuando de pequeños visitabais la casa de la abuela, y abríais ese cajón que tienen todas las abuelas del mundo con varios perfumes casi gastados y marrones del tiempo…. Acordaos de ese olor a tiempo antiguo y perfume rancio y mezclarlo con la esencia original, que en algunos casos es aún bien patente. ¿os hacéis una idea?

Como dudo mucho que mi hijo me construya alguna vez semejante museo (Nacho, no es que dude de ti, hijo, es que una madre sabe cuando le están haciendo la pelota :) ) he querido exponer estas pequeñas joyitas que seguro que vosotros, los jaboneros, apreciaréis tanto como yo.
Ah, y si encontráis una lata de Colacao, no dejéis de mirar dentro, casi siempre tienen cosas fascinantes.

10 comentarios:

  1. miro sólo el tapón impregnado de esencia y me imagino el olor del conjunto mmmmm

    ResponderEliminar
  2. Marina que chulos, ojalá tu hijo te monte el museo, y que buen gusto tienes para elegir nombres, mi hijo se llama igual que el tuyo,ja ja ja.

    ResponderEliminar
  3. Una maravilla desde luego.
    Me imagino que me hubiera pasado a mi y me vería en el dilema. ¿Como no iba a probar alguna en uno de mis jabones? ¿Como iba a deshacer semejante colección utilizando por capricho uno de sus singulares elementos?
    Es una maravilla desde luego digna de un coleccionista cualquiera y de uno de jabones más particularmente. Me pregunato además si te ha dado, de algún modo, por comprobar si tal importador existe. En tal caso estaríamos hablando de un consagrado posible proveedor para tus intenciones jabonísticas.
    Un regalpo para la vista que seguro que ya tienes expuesto en un sitio "muy principal" de tu museo privado de los jabones.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marina, tu también tienes un blog muy chulo, muchas gracias por pasarte por el mio.
    A ver si pongo lo de los blogs amigos en cuanto tenga un rato y pongo tu enlace.
    Muchos besos
    Nuria

    ResponderEliminar
  5. Upppsss te he llamado Marina, quería decir Maribel, que despiste ja,ja,ja. Queria sumarme a tus seguidores pero veo que no tienes cacharillo de seguidores ...

    ResponderEliminar
  6. Hola !!! pero que afortunada que eres ..yo solo con los botes estaria feliz de la vida. Y cuentanos cuales conservan su olor . sincereamente debe de ser muy agradable ese olor a familiar ,a antiguo me encanta.. un besoste..
    PILU

    ResponderEliminar
  7. yo digo como Pilu yo con los frasquitos estaria feliz jajajajajajajaja, se ven preciosos!!

    besos

    ResponderEliminar
  8. Qué botecitos tan monos...Desde luego no tienen precio a mí me daría pena usarlos.

    ¡me gustan tus jabones!

    ResponderEliminar
  9. Yo no pienso usarlos, entre otras cosas porque no me fio mucho de su estado de conservación después de 20 años encima de un radiador :)
    De momento les he encontrado un sitito en una vitrina
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. que bonitos! yo me los guardaria tal cual porque me encantan estas cosas antiguas

    por cierto me encanta tu blog, lo he encontrado en el foro mundorecetas :)

    ResponderEliminar